Viejo

No existe nada viejo. Solo son frescuras acumuladas.

Publicado en Cuentos para el andén N° 35

De repente descubrí que la vida, al fin y al cabo, es hermosa. Fue cuando supe que ya estaba viejo.